TOLOSA Y SU LEGADO

Tolosa cuenta por su situación geográfica y por su historia, con un legado cultural singular que puede entreverse en lo que ha sido el devenir de sus habitantes frente a los avatares y acontecimientos que en el transcurso del tiempo la vida les ha ido sometiendo. Devenir, que, desde nuestra particularidad e inmerso siempre en los entramados y vaivenes de la historia y cultura occidental han determinado nuestra estructura urbana, arquitectura, mundo rural, industria, y también nuestro mundo de valores, pensamiento, modos de vida, creación cultural de los habitantes de la villa; que en lo económico, político, social y cultural ha impreso una profunda huella en nuestro territorio.

El patrimonio cultural heredado conforma nuestra memoria colectiva. Es nuestra intención desarrollar ese patrimonio desde la perspectiva de la intervención artística contemporánea en los espacios públicos de Tolosa, generando un escenario de reflexión y praxis del arte público.

En el siglo XX comienza a generalizarse la instalación de la escultura pública como sistema de comunicación de gran impacto, con el fin de conmemorar efemérides, impulsar ideas políticas y religiosas, homenajear personas cuyas virtudes son convencionalmente admitidas como meritorias, intentando afectar a los ciudadanos.

Tras los radicales conflictos socio-políticos que sacuden la historia del siglo XX se vive una prolongada incertidumbre y apatía cultural de la que poco a poco se va despertando en su último tercio, con iniciativa. Por iniciativa de entusiastas particulares y también colectivos de ciudadanos independientes de la administración comienzan a impulsar actividades de creación cultural como la literatura, la danza, la música, las artes plásticas, conferencias, etc. En este contexto, surgen actividades que específicamente se fijan en la creación plástica como las exposiciones de artistas vascos contemporáneos dentro de las jornadas culturales vascas a principios de los años 70 (Lizardi Elkartea); y las muestras de escultura vasca contemporáneos y pintura guipuzcoana durante los años 80 (CIT).

Con estos precedentes, un grupo de ciudadanos surgida de una iniciativa privada, no oficial, crea la comisión de escultura del CIT de Tolosa con el fin de desarrollar una muestra permanente de escultura vasca contemporánea. Su objetivo es el de dotar a la villa de patrimonio artístico contemporáneo de carácter público (ver DVD y libro “Esculturas para un pueblo”).

De esta manera entre 1994 y 2006 cumpliendo la idea de Oteiza se han colocado en Tolosa varias esculturas de artistas contemporáneos vascos, integrándolos en espacios públicos, tras estudios previos de ubicación, diseño escala, y tema por parte de los artistas. Estas intervenciones artísticas añaden a su valor estético un sentido alegórico referente a cuestiones que definen la existencia individual y colectiva.

Así, la lucha por la vida, el trabajo y la dialéctica hombre-hombre / hombre naturaleza aparecen en “GOLDEA” de Nestor Basterretxea. El espacio- tiempo, la metafísica y el sentido trascendente lo hacen en “ATAUTS” de Jorge Oteiza. La memoria colectiva, el lenguaje y el pensamiento como creaciones culturales arquetípicas conservadas para poder ser transmitidas “OROIMENAREN GAZTELUA” de Ricardo Ugarte.

El toro y la mitología, el carnaval como transgresión de convenciones y catarsis colectiva en la explosión vital de la primavera, en la pieza de Tomas Hernandez  Mendizabal. El juego de la pelota y reflexión sobre el espacio en “AIREAN” de Jose Ramón Anda. El ser, la naturaleza, la materia y el espacio en “LIZARDIREN LEOIAK” de Eduardo Chillida. Un entrelazamiento entre espiritualidades de cultura occidental y oriental en “KANTU IXILA (tarareo pastoril improvisado propio de Zuberoa) de Koldobika Jauregi. Amén de otras.

Español
X